domingo, 29 de junio de 2014

Filipino de 15 años inventa el zapato que carga el móvil

Si este invento sale a la luz habrá resuelto un problema de 'vital importancia'




Unas bambas pueden ser mucho más que unas bambas. Sino que se lo pregunten a este chico de Filipinas, Angelo Casimiro que, a sus quince años, ha conseguido inventar que su calzado sea un cargador para móviles.
No se necesita enchufarlo, simplemente caminar.


A través de un USB llega la carga al móvil después de que los generadores de sus bambas se activen al caminar, saltar o correr y lo que hace es producir la energía necesaria para el móvil.
El problema es que se necesita caminar o correr mucho para llegar a cargar el teléfono. Vamos, que toca hacer ejercicio por un tubo.


Angelo incluso ya ha pensado qué colectivos serían los más beneficiados de su nuevo invento: todos aquellos que viven un lugares donde la electricidad aún no llega.




A finales de mes se celebra el concurso Google Science Fair 2014 donde él presentará su calzado inteligente. El 26 de junio sabrá si es el ganador... o no.
Una manera de rendir un homenaje a su abuelo. Fue ingeniero y desde pequeño, cuando volvía del colegio, juntos montaban y desmontaban. Cuando murió, Angelo siguió haciendo lo mismo.


Este chico tiene madera de inventor.







Casimiro cree que su plantilla puede ser la solución a los problemas de carencia de electricidad que sufren muchos filipinos. “Mi invento genera energía para cargar dispositivos móviles personales, en especial si vives en un distrito remoto y no tienes acceso a la electricidad. Puede cargar linternas, móviles, radios y otros dispositivos USB”, dice Angelo Casimiro en su vídeo de YouTube.

El joven estudiante explicó que su generador puede cargar dispositivos personales como smartphones y beneficiaria a personas de zonas remotas en Filipinas, donde no llega la electricidad.

Para el experimento el joven usó un cristal de piezoelectricidad que al ser sometido a tensión mecánica genera un voltaje, concretamente 26 voltios. Su experimento ha demostrado que ocho horas de ‘jogging’ permiten cargar una batería de ion de litio de 400mah (miliamperios por hora).

El joven filipino aseguró que su generador puede correr Arduino y otros circuitos de bajo consumo como transmisores de Bluetooth. También puede ser modificado para varios sensores como monitores de salud o GPS. “Si te gusta hacer senderismo, te gusta acampar o estar afuera, explorar la naturaleza, a veces te puedes perder y es por eso que llevas un GPS. Qué tal si pudieras colocar un GPS dentro de tu zapato, que cuando te perdieras la gente pueda saber dónde estás para encontrarte”, comentó Casimiro.


Las pruebas realizadas por Casimiro demostraron que los generadores pueden cargar una batería de litio de 400mAh practicando jogging ocho horas seguidas.



Si bien la idea de convertir los movimientos de las personas en energía no es nuevo, el diseño de Casimiro es algo para tener en cuenta. El pequeño entusiasta de la energía limpia publicó en línea instrucciones detalladas para que cualquier persona pueda crear su par de zapatos generadores de energía.

sábado, 28 de junio de 2014

Los centros de innovación tecnológica en Africa

África siembra tecnología

Los Tech Labs crecen en el continente. Además de centros de innovación tecnológica, son viveros de emprendedores y nidos de transformación social. Seis ejemplos.


 Barcelona 27 JUN 2014 - 18:05 CET



“Si quieres ir rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, ve acompañado”. Con este presumido proverbio africano, Karim Sy, fundador de Jokkolabs, resume la filosofía que hay detrás de la emergencia de los tech labs en África. No es fácil explicar brevemente en qué consisten estos espacios que se mueven entre lugares de trabajo compartidos, viveros de emprendedores sociales, centros de innovación tecnológica y nidos de transformación social. Sin una estructura definida, los tech labs son flexibles en todas sus dimensiones, hasta el punto de que, más que establecimientos, son comunidades. En todo caso, su modelo materializa el ideal de una actividad económica en la que los rendimientos no son lo más importante y como prioridad se impone la aportación a la sociedad.

Da la impresión de que este formato idílico en el que se abrazan economía y transformación social se reproduce por esporas. En menos de cuatro años han surgido y se han afianzado, aparentemente sin relación, tech labs en la mayor parte de los países de África subsahariana. Un reciente informe realizado por varios de estos centros con el apoyo del Banco Mundial ha contabilizado 90 espacios diseminados en 26 países de la región. En el mismo momento en el que se hacían públicos los resultados del estudio, se ponía de manifiesto que se habían quedado desfasados con el surgimiento de nuevos espacios y por algunos olvidos.
Con un panorama tan amplio y diverso, es evidente que no existe un modelo único de tech lab. En unos se impone el carácter de centros deco-working (espacios de trabajo compartido) y en otros el de consultoría para emprendedores. Los hay vinculados a instituciones como universidades, de iniciativa privada de un emprendedor individual o impulsados por comunidades. Algunos se apoyan en la financiación de organizaciones internacionales, mientras que otros apuestan por la viabilidad independiente. Algunos han arrinconado por el camino la dimensión social para primar simplemente el enfoque de negocio. Sin embargo, la mayor parte han mantenido intactos algunos rasgos básicos de la idea original: el trabajo colaborativo, la gestión horizontal, el apoyo a la innovación tecnológica o la voluntad de ayudar a construir una sociedad nueva, basada en la participación de los ciudadanos ayudándose de la tecnología.
Los tech labs han sido fundamentales en la expansión del ciberactivismo en África y en la construcción de una conciencia de que las TIC pueden ayudar a transformar la sociedad. La sombra de estos espacios aparece en algunas de las iniciativas más innovadoras y que ahora se señalan como ejemplos. Los creadores keniatas de la plataforma Ushahidi, que se ha usado sistemáticamente para la monitorización de elecciones y como reacción social a desastres naturales, estuvieron detrás de la formación del iHub de Nairobi. La iniciativa marfileña de CIV2010 y, sobre todo, CivSocial y Wonzomai, como respuesta a la violencia poselectoral de 2010, se apoyaba en la estructura del tech hub de la organización Akendewa. En todo el entramado tecnológico para intervenir en las elecciones presidenciales de Senegal de 2012, una de las principales plataformas, SamaBaat, estaba impulsada por el tech labJokkolab. Sólo por poner algunos ejemplos.

martes, 17 de junio de 2014

24 de los 68 Premios Nobel en química, medicina y física conseguidos por EE.UU. desde 2000 eran inmigrantes



Desde 2000, 24 de los 68 ganadores en EE.UU. del Premio Nobel en química, medicina y física han sido inmigrantes. Además, esta cifra ha ido creciendo a medida que el país relajaba sus leyes sobre inmigración. En los primeros 60 años del pasado siglo (1901-1960) hubo 25 Nobel en las tres disciplinas científicas mencionadas que procedían del extranjero. En los 40 años siguientes (1961- 2000), en los que hubo cierta liberalización, los inmigrantes ganaron 72 distinciones de la Academia Sueca. Ahora, tras la gran inmigración reciente, ya son 24 en poco más de una década.

Las cifras proceden de un estudio de la National Foundation for American Policy (NFAP), un grupo conservador estadounidense que tiene una activa agenda a favor de la reforma inmigratoria de Estados Unidos, en pugna con otros sectores del Partido Republicano que están bloqueando la nueva legislación en la Cámara de Representantes.

“Los inmigrantes han sido importantes históricamente para el país, pero esas contribuciones, particularmente en ciencia, ingeniería, investigación médica y creación de empresas, han aumentado significativamente en los últimos veinte o treinta años”, según Stuart Anderson, director ejecutivo de NFAP.

El estudio también destaca que son inmigrantes el 42% de los investigadores en los siete principales centros médicos estadounidenses dedicados a la lucha contra el cáncer.

Investigadores del MIT hallan un truco para purificar agua de forma sencilla



Científicos del MIT presentan un sistema para purificar agua y librarlo del 99,9% de las bacterias. La idea es filtrar agua a través de una ramita y aprovechar el sistema natural de filtrado de las plantas.

Rohit Karnik es un ingeniero mecánico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que trabaja en tecnologías relacionadas con el transporte de agua. Hace unos meses, mientras asistía a un congreso en el que se hablaban de plantas y sistemas de riego, se le encendió la bombilla: ¿y si empleaba el mismo sistema de las plantas para filtrar el agua?
Karkin acaba de publicar un trabajo en la revista PLOS ONE en el que presenta un sistema muy sencillo para purificar agua y librarlo del 99,9% de las bacterias. El sistema consiste en utilizar una ramita de madera de pino, quitarle la corteza, introducirla en el extremo de un tubo de plástico y utilizar el conducto para absorber agua. Según explica, el agua atraviesa el tejido de la ramita, el conocido como xilema, cuya estructura permite a la planta subir el agua hacia las hojas sin que se produzcan burbujas por cavitación. Esta ventaja, según Karkin, hace que el agua que se obtiene al otro lado del filtro se purifique en buena parte y reduzca la presencia de bacterias en un 99,9%.
La intención es reducir la incidencia de enfermedades que se transmiten por el agua en todo el mundo
Las partículas que contiene el aguason filtradas por los poros nanoscópicos del xilema y son especialmente eficientes cuando se trata de una rama fresca, no de una rama seca. "La construcción sencilla de filtros de xilema", escriben los autores del estudio, "combinada con la fabricación de un material barato y biodegradable, podría conducir potencialmente a una extensión de su uso que reduzca la incidencia de enfermedades que se transmiten por el agua en todo el mundo". Un dispositivo permitiría, según sus cálculos, filtrar cuatro litros de agua al día, suficiente para una persona.
Aunque el sistema es prometedor, no todos los científicos se muestran tan optimistas. Los virus más pequeños aún pueden pasar el filtro, aunque Karkin y su equipo buscan maderas con poros más finos para afrontar este problema. El especialista Robert Jackson, de la Universidad de Stanford,asegura en NPR que el sistema puede valer para emergencias pero no es seguro del todo contra las bacterias. "Cuando tienes miles, incluso millones, de ellas en una gota de agua no quieres confiar en algo que tiene un 99% de eficiencia".
Referencia: Water Filtration Using Plant Xylem (PLOS ONE)
--
Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter

LA TECNOLOGÍA DEL HAMBRE


   @aldamaspuebla
Aequilibrĭum. Los romanos definieron con esta palabra la virtud de compensar las distintas fuerzas que intervienen en algo, uniendo las ideas de igualdad (aequus) y balanza (libra). Una balanza compensada no sólo simboliza el equilibrio, también se asocia a la Justicia. Los juegos de opuestos que se libran en el mundo hacen que esa balanza raramente esté equilibrada. Cualquier exceso, en cualquiera de los platos de esa balanza, rompe la rectitud del fiel. Lo que se eleva de un lado cae, inexorablemente, del otro. Y de eso va este artículo. ¿Qué puede hacer alguien para cubrir las carencias básicas que le genera la sobreabundancia de otros? La respuesta es sorprendente.
Los desequilibrios, bien lo saben médicos y psicólogos, son la causa directa de muchas enfermedades. También la sociedad está enferma. Pero la sociedad no es un ente independiente de las personas que la conforman. La sociedad está hecha de personas, y es en las personas en las que hay que restablecer el equilibrio. Decía Platón que el síntoma más claro de la degeneración de un Estado es la aparición de pobres. Cuando hay gente que no tiene suficiente para vivir es porque hay otros que tienen más de lo que necesitan. Por eso, cuando hay gente sin límites para su ambición, también la hay capaz de dar incluso su vida por otros. Es lo que tienen las balanzas. “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”, decía el griego. “Donde hay justicia no hay pobreza”, desvelaba Confucio. Ese desequilibrio rompe la ciudad, crea dos bandos (el de los pobres y el de los ricos) y acaba con la Justicia.

Lo que no tengo. Lo que necesito

Agua y luz

Proyecto Proyecto “Un litro de luz” de la Fundación MyShelter.
No todos los pobres son iguales. Hay países donde ser pobre todavía te permite acceder a las necesidades básicas. Hay otros en los que la pobreza es un cepo que encadena a las personas a su miseria. Ser pobre es no tener ninguna oportunidad para dejar de serlo. Para vivir mejor. En el gigantesco Brasil, un país con 37 millones de pobres, la luz es tan cara que muchas personas no tienen acceso a algo tan básico como la electricidad. ¿Imaginas no tener un enchufe en casa ni en tu barrio? La misma luz dependería sólo del sol. Las horas de trabajo y aprendizaje culminarían con el ocaso pero, ¿y de día?¿Cómo iluminas una rudimentaria nave, forrada de chapas de metal, que no dispone de ventanas?
En 2002, un mecánico brasileño, acostumbrado a trabajar en la penumbra de su taller, ideó algo que ha cambiado la vida de muchas personas. Una bombilla sin electricidad. El invento saltó rápidamente a las páginas de la prensa y a las noticias de todo el mundo. Para iluminar una estancia sólo son necesarias botellas de plástico, agua y un poco de cloro. Y para la instalación un poco de resina de poliéster. La idea surgió de una conversación en el trabajo. En una situación de emergencia, sin los parabienes de la tecnología y sin fósforos, ¿cómo haces para enviar una señal de ayuda? ¿Qué tal llenar una botella de plástico de agua y usarla como lente para encender fuego? Aquello se quedó en la mente de Alfredo Moser, y poco tiempo después creaba “la botella de luz”, con una potencia lumínica equivalente a una bombilla de 60 W.
Su invento podría haberle sacado, a él y a su familia, de la casucha donde vive. En lugar de eso prefirió compartirlo. “Es una luz divina. Dios dio el sol y la luz es para todos. Quien así lo quiera utilizar que lo utilice y que ahorre dinero“, dijo. En 2011, la Fundación MyShelter llevó este invento a Filipinas, donde la pobreza extrema (los ingresos no llegan a 18 euros mensuales) de buena parte de su población tampoco permite que se acceda a la electricidad. En 2013 había más de 140.000 hogares de todo el mundo con lámparas Moser. Este año podríamos estar hablando de varios millones. No deja de tener cierto toque trágico que grandes compañías como Roche o Pepsi, y el propio Gobierno de los EE.UU. respalden la iniciativa de la Fundación MyShelter. Sin querer, Moser les ha dado un proyecto “verde” y low cost con el que higienizar su imagen. Siempre será más barato y con menos político-complicaciones ayudar a recoger las botellas vacías que llenan nuestros cubos de basura, que subvencionar el precio de la luz o cooperar en la instalación de fuentes de energía sostenibles y baratas. Pero esto último es un negocio y lo de las botellas todavía no. Sobre la idea de Moser, MyShelter ha desarrollado una botella que refracta también la luz mediante agua, pero alimentada por una miniplaca solar, lo que permite cierta autonomía en las hora de oscuridad.

jueves, 12 de junio de 2014

La "bombilla de los pobres" . Un litro de luz





La ‘bombilla de los pobres’ que triunfa en suburbios de todo el planeta
Un litro de luz: una botella de plástico con agua y lejía para iluminar las casas


Alfredo Moser es un mecánico brasileño que tuvo una idea especialmente brillante en el año 2002, después de sufrir uno de los frecuentes apagones que afectaban a Uberaba, la ciudad en la que vive al sur de Brasil.
Cansado de los fallos eléctricos, Moser empezó a jugar con la idea de la refracción de la luz solar en el agua y al poco tiempo había inventado la bombilla de los pobres. El ingenio es sencillo y al alcance de cualquiera: una botella de plástico de dos litros llena de agua a la que se añade algo de lejía para preservarla de las algas. La botella se coloca en un agujero del tejado y se ajusta con resina de poliéster.
¿El resultado? Iluminación gratuita y ecológica durante el día, especialmente útil para chabolas y construcciones precarias que apenas tienen ventanas.
En función de la intensidad del sol, la potencia de estas bombillas artesanales oscila entre los 40 y los 60 vatios. “Es una luz divina. Dios hizo el sol para todos y su luz es para todos”, señala Moser en declaraciones a laBBC. “No te cuesta un céntimo y es imposible electrocutarse”.
Pese a que el inventor consigue unos pequeños ingresos instalando botellas en casas y comercios locales, su idea no le ha hecho rico, ni tampoco lo ha pretendido.
Lo que sí tiene es una gran sensación de orgullo: “Conozco a un hombre que instaló las botellas y en un mes había ahorrado lo suficiente como para comprar bienes básicos para su hijo recién nacido”, comenta satisfecho.
Una idea que se ha extendido por todo el planeta
Pero la ingeniosa bombilla no se ha quedado en Uberaba. En los dos últimos años el invento ha experimentado una gran expansión en todo el planeta.
Por ejemplo, la Fundación MyShelter (Mi refugio) en las islas Filipinas, ha abrazado con entusiasmo la idea. MyShelter se especializa en construcciones alternativas utilizando materiales como bambú, neumáticos o papel.









MANERA DETALLADA DE CONSTRUCCIÓN DE LITRO LUZ










MEJORA LITRO DE LUZ CON LUZ SOLAR DE NOCHE 

TOLOKATSIN, tecnología solar para todos



Se presentan hornos y comales solares de alto rendimiento diseñados y construidos en México, con los que es posible cocinar cualquier alimento, aun en temporada de lluvias. Los hornos están diseñados para operar alrededor de 120 ºC para que ningún alimento se pueda quemar, para que los nutrientes se conserven y para que la comida quede más sabrosa. En el caso de los comales, con ellos se alcanzan temperaturas de operación superiores a 250 ºC, con las que se pueden freír y preparar tortillas, quesadillas y otros alimentos de origen prehispánico, pero también hot cake, hamburguesas, carnes a la parrilla, etcétera.


ENERGIA LIMPIA PARA COCINAR CON LAS CÁSCARAS DE ARROZ



"Es una tecnología dada por Dios. Quiero compartirlo con gente de todo el mundo." 
Su mente fértil lleno de inventos para hacer la vida mejor y ahorrar energía, Alexis Belonio ha producido una sencilla estufa, gas impulsado por cáscara de arroz, uno de los más abundantes desechos agrícolas de Asia. Él está dispuesto a compartir su invención bajo costo, lo que reduce los costos de combustible y reduce al mínimo las emisiones de gases de efecto invernadero, con millones de familias en las Filipinas y en el extranjero. 

El claro, llama azul que emana del quemador de la, estufa de cocina de metal humilde es un signo luminoso de esperanza para cientos de millones de familias campesinas pobres. Y sin embargo, inventor Alexis Belonio fue inicialmente alegremente sin saber que había logrado lo que los principales expertos habían declarado que no se podía hacer: convertir los residuos agrícolas en gas purificado para la cocina doméstica en una corriente ascendente, estufa de gas de la biomasa-iluminada por arriba.

De Desechos de combustible
En los muchos países donde el arroz es el alimento básico, los pequeños cambios en el uso de este grano puede hacer una gran diferencia. Cosecha de arroz de 650 millones de toneladas anuales del mundo proporciona sustento tres veces al día durante dos mil millones de personas, principalmente en los países en desarrollo en los trópicos. Para estas personas, estas cosas de la vida es indispensable, pero para cocinar el arroz que necesita gas o queroseno, combustibles fósiles que vienen a un costo cada vez menos accesible y con frecuencia consecuencias negativas sobre la salud y el clima.

Pero hay otra cara de arroz: las enormes pilas de cáscaras no comestibles que se encuentran a menudo en descomposición junto a carreteras o ardiendo en los campos, millones de toneladas de energía potencial, en su mayoría van a perder. Para Belonio, un profesor de 48 años de edad, asociado de ingeniería agrícola en las Filipinas e inventor de más de 30 dispositivos para ayudar a los agricultores, muchos de ellos pobres, la búsqueda de usos para esta abundancia descuidado se convirtió en una obsesión.
 

Cocinar con gas
 
Cocinas alimentados por cáscara de arroz se han usado antes, pero son hollín e insalubre, y no pueden generar suficiente calor para cocinar los alimentos rápidamente. Belonio creía que si podía convertir las cáscaras de arroz a gas, que proporcionaría una llama limpia mucho más caliente para cocinar. La gasificación se ha reinventado con regularidad para muchos propósitos en los últimos 150 años, incluyendo varios tipos de estufas, pero pocas aplicaciones se han comprometido a beneficiar a tanta gente, tan simple y tan barato.

domingo, 8 de junio de 2014

OCEANOS DE PLÁSTICOS



Los océanos se están convirtiendo en el cubo de basura del mundo. Cada kilómetro cuadrado contiene un promedio de 74.000 piezas de plástico. Estos residuos matan a cientos de miles de animales cada año. Además, los productos químicos entran lentamente en la cadena alimentaria. Cuál será el impacto a largo plazo de esta contaminación de plástico y qué podemos hacer para limpiar nuestros océanos.

Sólo somos la tercera generación que utiliza plásticos de forma masiva. En sesenta años de consumo el plástico ha colonizado el mar. En Holanda, los científicos han encontrado restos en el estómago del 95% de las aves analizadas; En Alemania se han encontrado productos químicos procedentes del plástico han sido encontrados en los sistemas reproductivos de los animales, mientras que en California, aumenta el número de ballenas y delfines encontrados muertos, con sus tripas llenas de trozos de plástico.

Hemos dejado que el plástico colonice el mar en la superficie, a unos metros bajo el agua y a mil metros de profundidad. Ese material permanecerá ahí abajo durante siglos sobre todo si está a mucha profundidad, porque hay menos oxígeno y nada de luz, los dos factores que ayudan a la descomposición del plástico, así que permanecerá allí durante varios cientos de años.

TRAGEDIA ELECTRÓNICA





El pasado año se vendieron 50 millones de televisores de pantalla plana, 300 millones de ordenadores y 2.000 millones de teléfonos móviles; un ritmo de compra que genera en los países desarrollados 50 millones de toneladas de residuos electrónicos cada año. Documentos TVemite el nuevo documental de Cosima Dannoritzer, directora de Comprar, tirar, comprar, que investiga ahora el tráfico ilegal de residuos electrónicos desde Europa y los EE.UU. hasta los vertederos de Ghana y China.

martes, 3 de junio de 2014

creacion de centrales solares en el Sahara: PROYECTO DESERTEC

proponen la creacion de centrales solares en el Sahara para abastecer de energía a Europa